El cuento de Torogoz y las luces de la gran ciudad (parte 2)

amate2

IV

Encerrado. Se encontraba dentro de un espacio rodeado de ramas de madera dispuestas en forma de cuadrilátero, del cual no podía salir. Tuvo la impresión de oler a pluma quemada, recordándole aquel horrible incendio; se revisó completamente y por suerte no encontró quemaduras en su cuerpo. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El cuento de Torogoz y las luces de la gran ciudad (parte 1)

amate1

I

Delgados haces de luz rompían la completa oscuridad del bosque. La persecución se había tornado en un eslalon de alta velocidad y sin descanso para no perder la pista del Jilguero. Sin buscarlo, el llego solo y ahora, Torogoz lo perseguía con un axioma en su corazón. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Etiquetado , | Deja un comentario

El cuento del vuelo virginal de Torogoz (3 parte)

 vuelo virginalIV

«Solo queda un lugar adonde ir» pensó Torogoz.

Ya llevaba varios meses lejos de la aldea. A pesar que hasta el momento todo había sido ilustrativo y excitante, todavía no se cumplían las razones reales del viaje. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El cuento del vuelo virginal de Torogoz (2 parte)

vuelo virginalIII

A medida se aproximaba al macizo montañoso en la tundra ártica, el aire se volvía más escaso y gélido. Torogoz buscaba un risco bautizado como “el pico del espolón”. Ahí encontraría al halcón peregrino, dueño del “camino del cazador”. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El cuento del vuelo virginal de Torogoz (1 parte)

vuelo virginalI

Demasiadas cosas en un cortísimo periodo de tiempo ponían melancólico a Torogoz. A pesar que todo era normal, su trino, sus plumas, su cola, lo vivido en los últimos meses dejaron secuelas. Luego venían largas jornadas laborales, comidas rápidas y poca vida social; día tras día lo mismo. La único que hacía diferencia eran sus viajes vespertinos al almendro del estanque para cantar libremente hasta el anochecer. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | 1 Comentario

El cuento de la cancion no cantada de Torogoz

Pajaros-azules y torogoz

Enfrente, una gran multitud de pájaros dispuesta a escuchar el canto de la hazaña; estaba confiado que los aflautados trinos serían el deleite de todos los presentes. Desplegando grácilmente su hermoso plumaje, empezó a trinar.  Unos minutos después, el sedoso canto se convirtió en el graznido áspero de siempre y las hermosas plumas eran canutos desteñidos e informes. Todos reían…… Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Por qué soy profesor?

Ert009

Hace un poco menos de 19 años, siendo todavía estudiante, me paré por primera vez frente a un grupo de estudiantes en el Auditorio de la Facultad de Odontología de la Universidad de El Salvador para dar una clase de Diabetes a petición de la Lic. Delmira Araujo, quien tomó a bien invitarme para que presentara el tema que recién había impartido en el congreso nacional estudiantil odontológico. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

My precious

Movies__037523_

Hace un tiempo decidí que en un futuro cercano tendría que abandonar algo muy querido. Solo la perspectiva de hacer efectiva la decisión, me generó una rara combinación de confusión, tristeza y rebeldía por la necesidad de dejar ir ese “algo” que tiene raíces profundas en mí. Es curiosa la tendencia humana a aferrarse a sus bienes materiales, personas fallecidas, parejas (o ex-parejas), hábitos, ocupaciones, etc. Nos volvemos pequeños Gollums que esconden anillos materiales o afectivos al son de interminables murmuraciones. Y si alguien intenta desprender los anillos de nuestros dedos, suenan los tambores de guerra anunciando grandes contrariedades.

My precious……. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

La puerta

puerta21

Hace chorrocientos años cuando me gradué de la Universidad, mis papas organizaron una recepción con amigos y familia. Fotos con todos enseñando el diploma, risas, uno que otro regalo y toneladas de felicitaciones. De regreso en la casa, me quité el saco, la corbata y me senté en la orilla de la cama y LA pregunta existencial que a todos nos asalta en momentos específicos de la vida cayó por si sola: Y ahora qué?. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

Colores de mi patio

flor1 flor2 flor3 flor4 flor5 flor6 flor8 flor10 flor11 flor12

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario