En la tierra del corazón (2)

III

Un rastro largo en la arena, como de serpiente infinita, quedaba atrás bajo el sol abrasador del desierto. El niño poeta de alguna manera pudo cruzarlo y ahora estaba frente a una enorme montaña de grises laderas y pico nevado. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

En la tierra del corazón (1)

Bienvenido forastero a la tierra del corazón.

Reino de la astroquímica,

Metrónomo de lo esencial,

Punto de partida de cualquier viaje interior,

Lugar donde el tiempo no tiene gravedad.

Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El tiempo sin gravedad

Nota del autor: el presente cuento nace de 4 cuentos individuales, escritos entre 2013 y 2015 y que se encuentran publicados en posts pasados. Este año, por razones personales, los volví a editar bajo un hilo conductor, dando un giro diferente a los originales y permitir el paso a una nueva historia mucho mas grande.    

Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El cuento del monstruo y la niña aprendiz

Cuentan los lugareños, sobretodo los viejos y miedosos, que un monstruo habita el bosque de conacastes y cortes blancos cercano al Atenal. Exceptuando leñadores furtivos y pobladores de la zona, el bosque no es un lugar apto para visitantes a causa del horrendo cadejo negro de ojos rojos.

Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

La tarde libre de la niña aprendiz

El Atenal era una construcción a las afueras de una pequeña ciudad, donde vivía una orden de hombres sabios en muchas áreas de la ciencia, talvez los más prominentes de varias regiones colindantes. En los inicios de la orden, para distinguir su pericia y dignidad, el viento les regaló alas de lechuza para que volaran en las grandes alturas del conocimiento. De tal forma que cuando ellos eran escogidos para convertirse en aprendices, se les otorgaba un par de alas que crecían según incrementaban su sabiduría.

Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

Me veras volver

Tenía un poco menos de dos años de no escribir en este blog. Mucho ha cambiado durante ese tiempo: mi estado civil, el pelo, lentes, creencias, visión de vida….. en fin, mucho. Pasaron un poquito más de 100 posts desde que abrí este espacio hace 5 años. Lo hice como una herramienta para compartir información con mis pacientes (de hecho, hay un post que recibe un poco más de 15 visitas diarias sobre muelas quebradas). Después se me pelaron los cables y empecé a opinar sobre cosas cotidianas desde mi punto de vista particular de aquella época. Y al final, me hice aprendiz de cuentista por necesidades líricas de desahogo.

Ahora, no quiero escribir sobre mi profesión ni de opiniones no requeridas. Escribiré  porque en este mundo de tantas penas, es bonito vivir a través de la ficción.

Ya nada debo o tengo que ocultar detrás de las nubes de ningún cielo.

Me veras volver…….

 

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El cuento de Torogoz y las luces de la gran ciudad (parte 2)

amate2

IV

Encerrado. Se encontraba dentro de un espacio rodeado de ramas de madera dispuestas en forma de cuadrilátero, del cual no podía salir. Tuvo la impresión de oler a pluma quemada, recordándole aquel horrible incendio; se revisó completamente y por suerte no encontró quemaduras en su cuerpo. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El cuento de Torogoz y las luces de la gran ciudad (parte 1)

amate1

I

Delgados haces de luz rompían la completa oscuridad del bosque. La persecución se había tornado en un eslalon de alta velocidad y sin descanso para no perder la pista del Jilguero. Sin buscarlo, el llego solo y ahora, Torogoz lo perseguía con un axioma en su corazón. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Etiquetado , | Deja un comentario

El cuento del vuelo virginal de Torogoz (3 parte)

 vuelo virginalIV

«Solo queda un lugar adonde ir» pensó Torogoz.

Ya llevaba varios meses lejos de la aldea. A pesar que hasta el momento todo había sido ilustrativo y excitante, todavía no se cumplían las razones reales del viaje. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario

El cuento del vuelo virginal de Torogoz (2 parte)

vuelo virginalIII

A medida se aproximaba al macizo montañoso en la tundra ártica, el aire se volvía más escaso y gélido. Torogoz buscaba un risco bautizado como “el pico del espolón”. Ahí encontraría al halcón peregrino, dueño del “camino del cazador”. Seguir leyendo

Publicado en El club de los chuchos contemporaneos | Deja un comentario